Cuando estamos de vacaciones, uno de nuestros principales objetivos es descansar al máximo incluso si viajamos fuera. Solo así podemos recuperarnos del estrés acumulado durante las largas jornadas de trabajo de los meses anteriores, de modo que llega el momento de descansar, y también cómo no, de elegir “looks” y ropa que sea fresca y cómoda, sin olvidarnos del calzado, de modo que será bueno apostar por zapatos cómodos. Veamos entonces una serie de consejos que os servirán para elegir el mejor calzado en vacaciones en especial, si tienes los pies sensibles o con cualquier tipo de dolencia.

Cómo elegir el calzado adecuado para tus vacaciones

Dependiendo de cuál sea tu destino seguro que elegirás un calzado u otro (no es lo mismo pasar las vacaciones en la playa, que en la ciudad o en la montaña), y más si tenemos en cuenta que cuidar la salud de los pies en vacaciones es algo muy importante, sobre todo en verano cuando es fácil que los pies suden y además se sientan hinchados, por no olvidar que pueden notarse más algunas dolencias como pueden ser los juanetes.

¿No es mejor entonces elegir un calzado que aporte una buena ventilación y que además sea cómodo y no nos apriete? Sin duda, pero lo primero como decimos es saber dónde vamos a pasar las vacaciones y a partir de ahí, elegir el calzado que sea más adecuado para nuestros pies.

El mejor calzado para ir de vacaciones a la playa

Si vamos a un destino de playa, será bueno elegir unas sandalias abiertas, como las famosas chanclas, o unas sandalias que sean cómodas y que nos permitan caminar por la arena sin problema y sin el riesgo de clavarnos algo. Las sandalias de verano nos pueden servir además para pisar sobre las arenas de piedras, aunque cuidado si vamos a una cala o una playa llena de rocas, ya que estas pueden ser algo resbaladizas. Es mejor no intentar subirse a ellas u optar entonces por un calzado confort, como unas zapatillas deportivas cerradas (que pueden ser de loneta) que sujeten bien el pie y que no tengan una suela que resbale.

En el caso de dedicar las noches de nuestras vacaciones a cenar en el puerto o dar paseos por el paseo marítimo, las sandalias pueden ser también una muy buena opción. En este caso y para momentos puntuales en los que quizás vayamos a arreglarnos un poco más para salir por la tarde o por la noche, podemos elegir incluso un modelo que tenga un poco de tacón, aunque asegurándonos que sean cómodas.

El mejor calzado para ir de vacaciones a la ciudad

Si en cambio vamos a pasar nuestras vacaciones recorriendo las calles de alguna ciudad o un destino urbano, será bueno elegir un calzado que no solo sea cómodo, sino uno cuya suela no sea demasiado frágil ya que dependiendo de nuestro destino, el asfalto puede alcanzar temperaturas que serán demasiado elevadas. Si no quieres quemarte los pies, la mejor opción puede ser sin duda, unas zapatillas deportivas, que además de estar de moda te resultarán muy cómodas porque suelen ser transpirables y porque además las puedes comprar con suelas adaptadas para tratar problemas como la fascitis plantar, por no hablar que serán una mejor opción si pasas horas caminando y no quieres que te salgan juanetes.

Otra opción para un destino vacacional urbano, pueden ser unos mocasines del tipo “driver”, que se venden en diseño tanto para hombre como para mujer. Son cómodos y dependiendo de su diseño aportan ventilación y seguridad en el pie. A este tipo de calzado se le pueden adaptar también plantillas de todo tipo de modo que aumentes la comodidad a la hora de caminar y no notes para nada el dolor o el cansancio. Este, junto a las zapatillas deportivas, puede ser además una gran opción de calzado en el caso de tener unos pies sensibles.

Si en cambio deseas poder llevar sandalias por la ciudad, también es posible dar con un modelo que sea cómodo y que sujete bien el pie. Es el caso de las sandalias que llevan tiras y que además se cierran protegiendo la zona del tobillo. Con ellas podrás caminar durante horas, tener los pies frescos y además pisar de forma segura. Piensa que si llevas unas sandalias de tacón o unas con plataforma, corres el riesgo de cansarte más, por no hablar del dolor de pies con el que puedes acabar si tienes los pies delicados. No olvides que estás en vacaciones y que tus pies se merecen también un descanso.

En el mercado podemos encontrar muchos modelos de calzado tanto deportivo, como mocasines así como de sandalias para caminar por la ciudad, pero debes tener en cuenta el estado de tus pies y elegir aquel zapato que te aporte mayor confort. En el caso de elegir las sandalias, sería bueno también comprar unas sandalias con plantillas extraíbles, de modo que puedas cambiarlas cuando sea necesario, o aquellas que te vayan mejor.

No podemos olvidar una última opción de calzado que nos parece adecuada en caso de unas vacaciones urbanas: las alpargatas con cuña, que si bien son tendencia, no dejan de ser unas sandalias cómodas, frescas, que van atadas al pie, de modo que podrás llevarlo protegido y que además tienen la puntera cerrada, algo que será del todo bueno para esas visitas turísticas a monumentos en los que tal vez hay muchas más personas, y no queremos acabar sufriendo las consecuencias de un pisotón.

Con los destinos de ciudad debemos ir con cuidado, puede que no lo pensemos y creamos que cualquier calzado será bueno para recorrer las calles, subirnos al autobús turístico, coger el metro, subir y bajar escaleras, etc…Si lo piensas puede que pises muchos tipos de suelos y superficies, de modo que no elijas el calzado a la ligera. Fíjate bien cómo es la ciudad a la que viajas y elige en consecuencia.

El mejor calzado para ir de vacaciones a la montaña

¿Y si vamos a un destino de montaña? Los destinos a casas rurales o viajar en caravana hasta campings de verano es ahora tendencia por lo que si has elegido esta opción vacacional, debes saber que también es importante elegir el mejor calzado y con ello, poder proteger la salud de los pies.

Si estás dentro de una casa rural o en un camping del que no vayas a salir en todo el verano, puede que hayas decidido moverte con unas zapatillas deportivas o una sandalias, pero en el caso de que decidas salir de excursión por las montañas, o si de hecho, tu plan de vacaciones sea estar realmente de acampada, tu calzado tendrá que ser completamente distinto a todo lo señalado.

En este caso puede que sea mucho más aconsejable elegir unas botas de montaña o unas botas de trekking, que suelen llevarse incluso en verano ya que resultan el calzado más adecuado para estar en las montañas y recorrer cualquier sendero. Este es un tipo de calzado cómodo, pero además muy resistente, de modo que podrás pisar sin problema e incluso atravesar ríos de pequeño caudal sin que los pies se te mojen para nada.

Las botas de montaña suelen ser además transpirables, de modo que aunque es evidente que el pie no estará tan fresco como si llevaras unas sandalias, no notarás calor en tus pies. Eso sí, es necesario llevar calcetines con este tipo de bota, para que de este modo, puedas evitar cualquier rozadura o herida si las usas durante horas, así como que el pie te sude más de la cuenta.

En general cuidar y proteger los pies en vacaciones resulta incluso más necesario que durante el resto del año, cuando apenas tenemos tiempo, o tal vez por motivos laborales tenemos que estar durante horas con zapato de tacón. No perdamos entonces la oportunidad ahora de elegir un buen calzado para estas vacaciones, sin olvidarnos además de descansar al máximo los pies en cuanto tengamos ocasión.

Marta Cañadas